2 FALLECIDOS, 6 EN LA UCI Y MAS DE 220 AFECTADOS POR LEGIONELLA EN MANZANARES (CIUDAD REAL)

2 de los infectados ya han fallecido. Y a día de hoy son ya 6, las personas que han sido trasladadas a la UCI, de las 22 que han debido ser ingresadas, del total de las más de 224 afectadas por el brote de Legionella que se ha producido recientemente en Manzanares, provincia de Ciudad Real, en uno de los brotes más altos que se han dado de legionela en España.

Según el último recuento realizado por la Junta de Castilla la Mancha, la pasada semana, una persona más ha debido ser trasladada a la UCI. De las seis que se encuentran en esta sección de Cuidados Intensivos, cuatro se encuentran en el Hospital de Ciudad Real y los otros dos en el Hospital de La Mancha Centro de Alcázar de San Juan, ambos de la misma provincia.

El goteo de nuevos afectados ha sido incesante durante las últimas semanas desde que se detectara el brote que se declaró el pasado día 11 de diciembre.

 

 

El tiempo de incubación de la enfermedad está entre los 11 y los 15 días, y a ese periodo hasta que la infección se manifiesta hay que añadir que los afectados, normalmente, empiezan por sentir síntomas menores (cansancio, dolor articular, malestar, fiebre) que pueden confundirse con otras enfermedades, lo que hace que tarden en acudir al médico. Lo suelen hacer cuando la situación se complica, cuando pasan varios días y el malestar no remite o incluso empeora. Y en algunos casos, como puede comprobarse, cuando ya es demasiado tarde.

La Junta de Castilla-La Mancha aún no ha detectado el foco de la bacteria, lo cual parece indicar que se puede tratar de un origen poco controlado respecto a la peligrosidad de Legonelosis. Todo parece apuntar a que se pudiera tratar de una fuente ornamental localizada cerca de una estación de autobuses en un polígono industrial a las afueras de la localidad. Que sin duda no debe encontrarse bien controlada en cuento a revisiones periódicas, tratamientos y analíticas precisas. La ubicación de esta fuente, en caso de que ésta fuera el origen del brote, al encontrarse tan cerca de un sitio con muchos transeúntes, explicaría el elevado número de afectados.

 

 

Aún así, y por precaución, ante el desconocimiento del origen cierto del brote, las autoridades mantienen cerrados los 140 posibles focos (fuentes ornamentales, torres de refrigeración, condensadores evaporativos y otras instalaciones de alto riesgo), por lo que aseguran estar convencidas de que los nuevos casos que están apareciendo no supone que estén habiendo nuevos contagios, sino que están apareciendo los que se produjeron antes del 14 de diciembre, cuando se acabó la revisión de los lugares sospechosos de haber propagado la bacteria.

Si bien es cierto que no suelen darse este tipo de casos en épocas frías, también lo es que este invierno ha sido particularmente cálido y ello ha podido contribuir a la proliferación de la bacteria en instalaciones en las que habitualmente en esta época no se controla con la misma intensidad que en épocas estivales, ya que la legionella se desarrolla en agua estancada y además necesita que ésta esté caliente para desarrollarse y multiplicarse. Por eso los brotes suelen ser más frecuentes en primavera-verano, como el pasado ocurrido en la costa mediterránea (en Sabadell, con 48 afectados y 10 fallecidos).

Está claro que la fatídica suma de una falta de un control exhaustivo permanente y las nuevas condiciones climatológicas que parecen se comienzan a hacer permanentes en nuestro país, con otoños e inviernos más secos y más cálidos, han sido el detonante de este trágico brote, inesperado y sorprendente para esta época del año.  

Todo esto nos debe llevar de manera incuestionable a revisar los protocolos de actuación establecidos para aumentar, maximizar y extremar las labores de prevención asegurando la correcta realización de los trabajos de mantenimiento y asegurando la implantación de procedimiento de control y revisión más efectivos de las instalaciones con mayor riesgo de convertirse en reservorios y de la bacteria y por consiguiente, de ser origen de brotes de legionelosis.

 

 

friv